Roban en 'El rincón de Tony' más de 1.000 euros a plena luz del día

Tres encapuchados entraban en el establecimiento minutos después de que Antonio Peña, propietario del bar, abriera

M. Ángeles Puerto
M. ÁNGELES PUERTO

El café bar 'El rincón de Tony' ubicado en la calle Ruiz Zorrilla de Villafranca de los Barros ha sufrido esta mañana un robo.

Tres encapuchados entraban en el establecimiento minutos después de que Antonio Peña, propietario del bar, abriera. «A las 9.22 desconecté la alarma, abría después de cuatro días pues me había cogido vacaciones… y como hago cada día, bajé los taburetes de la barra, puse música ambiente en la televisión, y me preparé un café, cuando fui a darle el segundo sorbo tres hombres entraron en el bar, le dije que estaba cerrado y me contestaron que a eso ellos no venían y me hicieron echar la verja, y subir el volumen de la tele».

Según Antonio Peña, dos de ellos se dirigieron a una máquina recreativa para hacerse con el dinero a golpe de machete y el tercer atracador con un cuchillo en la mano de unos 26 centímetros le amenazaba para conseguir el dinero de la caja. «En la caja no había nada pero sí que había en mi riñonera que traía de casa, 1.050 euros pues hoy tocaba pagar a dos proveedores, al darle el dinero dudé, y lo eché un poco para atrás, tuve ese impuso, y a consecuencia de ello me rajó la mano».

Tras ello, hizo que se sentara en un taburete a esperar a que ellos terminaran, «el del cuchillo me decía calladito y quietecito». Piensa el propietario que los ladrones pudieron estar en el establecimiento cerca de 15 minutos.

Cuando la calle estaba despejada, pocos minutos antes de las 10.00 horas, salieron corriendo con un bolso de deporte azul en el que habían introducido todo el dinero robado, los 1.050 euros más lo de la máquina recreativa, en dirección al bucaron. «Si un coche hubiese estado aparcado en la puerta lo hubiese escuchado», explica Antonio Peña.

Cuenta que venían encapuchados, con gafas de sol y mascarilla, por cómo hablaban, relata, eran extranjeros, y podrían tener entre 20 y 30 años.

Antonio Peña hace tan solo año y medio que se encarga de este bar. Lamenta haber tenido que vivir este acontecimiento que, asegura, tardará en olvidar. Pese a todo, el bar ha retomado la actividad esta tarde.