La Procesión de los Abrazos pone fin a los desfiles de Semana Santa

Procesión de los Abrazos de 2016. /A. ORTIZ
Procesión de los Abrazos de 2016. / A. ORTIZ

La veneración al Resucitado y la Virgen de los Abrazos se remonta a más de un siglo de existencia

ANTONIO ORTIZVILLAFRANCA

Con la Procesión de los Abrazos se pone fin este domingo -Domingo de Resurrección- a los desfiles procesionales de la Semana Santa villafranquesa. La Cofradía Cristo Resucitado y Santísima Virgen de los Abrazos es la organizadora de este evento religioso en el que todo se llena de alegría, de entusiasmo, de explosión de colores, de flores. El abrazo del Hijo con su Madre. Del amor y la paciencia de una Madre, que se convierte en Alegría.

La veneración al Resucitado y la Virgen de los Abrazos se remonta a más de un siglo de existencia, cuando en el Convento de Santa Clara, ahora Plaza del Corazón de María, surgió en 1988 la cofradía al calor de las monjas Clarisas, dando un nuevo impulso a una tradición que se estaba perdiendo. Sus estatutos se aprobaron en 1996. Sus hermanos Mayores: María Jesús Blanco y, en la actualidad, Antonio José García Gómez.

En cuanto a la indumentaria de los hermanos y hermanas cofrades, el tradicional hábito (vestido azul turquesa y mantilla española blanca, para las mujeres, y traje de calle en el caso de los hombres). La procesión sale a las 11 de la mañana y consta de dos itinerarios paralelos: el Cristo Resucitado, por Conde de Villanueva, Virgen Milagrosa, Colón, Carrera Chica, Pizarro, Plaza del Corazón de María y Puerta del Perdón, donde confluye con el paso de la Virgen, que partiendo de la Plaza de España se dirige por Carvajales, Nuestra Señora de la Cabeza, Santa Joaquina de Vedruna, Plaza de España y Puerta del Perdón, donde se producen los tres abrazos a los sones de las campanas y el himno de España.