Alberto Carrillo, pregonero, recibe un obsequio de la mano del presidente de la asociación de vecinos 'Las Peñitas' / M.Á.P.

Del 14 al 17 de julio

'Las Peñitas' se despide de su fiesta

Daba comienzo el pasado 14 de julio con el pregón a cargo de Alberto Carrillo, vecino de la calle Zurbarán y gerente de Viñaoliva, quien realizaba un pregón cargado de recuerdos

M. Ángeles Puerto
M. ÁNGELES PUERTO

'Las Peñitas' celebró, del 14 al 17 de julio, sus fiestas del barrio.

Daban comienzo con el pregón, que este año ha recaído en Alberto Carrillo Espinosa, vecino de la calle Zurbarán y gerente de Viñaoliva. Fue el pasado jueves, 14 de julio, en el Parque Iván de Castro pasadas las 00.00 horas tras la cena del socio.

En ese pregón inaugural de las Fiestas de 'Las Peñitas', Alberto recordó su infancia en aquellas calles, con aquellos vecinos, con aquellos juegos... e incluso se atrevió a cantar algunos de ellos.

Se acordó de sus abuelas, de Julia y Josefa, «seguramente, en algún lugar de este bonito cielo nos ven y nos siguen», de sus tíos, primos, de sus hermanos y de sus padres, a estos últimos les dijo «os quiero, gracias en mayúsculas». Mención especial para sus tres hijas, «gracias por ser el motor de mi inspiración, mi superación cada día, por hacerme un padre afortunado, y feliz».

Por su parte, el presidente de la barriada durante seis años, Francisco Jiménez Araya, confesaba que esa sería su última intervención como presidente de la asociación de vecinos Las Peñitas. «Ha sido un tremendo honor para mí dedicar mi tiempo y mis esfuerzos en colaborar con mi barrio y con mi pueblo en las actividades que se nos han planteado desde el seno de la asociación y desde nuestro Ayuntamiento». Deseó las mejores de las suertes al nuevo o nueva presidente/a que venga, «para tener Peñitas por muchos años más».

La programación de las fiestas continuó durante los siguientes días con actividades novedosas como el maratón de juegos de mesa, habilidad con drones y un pedacito del museo Papercraft de Olivenza.

En relación a lo musical, además, del grupo portugués Soversion, que actuó tras el pregón, hubo tributo a Alejandro Sanz (de Juan Pedro Bonet) el sábado, y M80 de Pop-Rock internacional, también ese mismo día.

Tampoco faltaron los grupos locales, como 2 sin 3 (viernes 22.30), Aurum (viernes 00.45) y Son Flamenco, de los amigos Crucita, Caito y Edu (domingo a las 22.00 horas).