Josema Romero Caro, coordinador del Campus de Balonmano, basado en la creatividad y la diversión

José Manuel Romero Caro, coordinador del Campus de balonmano. /CEDIDA
José Manuel Romero Caro, coordinador del Campus de balonmano. / CEDIDA

Se trata Esta de utilizar los medios y realizar actividades o inventarse dinámicas con los utensilios con los que disponen

ANTONIO ORTIZVILLAFRANCA

La Ciudad Deportiva de Villafranca, acaba de acoger estos días el VI Campus del Club Balonmano Villafranca (CBV), que finalizó el pasado 9 de agosto. Se trata de un divertido campus que busca incentivar el desarrollo creativo, motor y cognitivo de los participantes, introduciendo actividades novedosas como clases de autosuficiencia, de socorrismo y dinámicas de grupo. El responsable de la cantera del CBV, Josema Romero Caro, además de coordinador de los contenidos del campus, considera que se ha instaurado un método basado en la creatividad, a través del balonmano.

Esta creatividad consiste en utilizar los medios y realizar actividades o inventarse dinámicas con los utensilios con los que disponen, aprovechándolos y con imaginación, plasmarlo en el terreno del balonmano. Los chicos asimilan acciones propias de balonmano a través de otros deportes. Otra característica es la diversidad, cada jornada es diferente: los valores que intenta inculcar a los chicos son que el campus es para divertirse, que aprendan adaptarse a los cambios y sobre todo que se enganchen al balonmano.

Este año, como novedad, los grupos pequeños, medianos y grandes, rotan por las distintas actividades que hay planeadas para cada día. Los más mayores tienen además, circuito de fuerza y resistencia. También realizarán juegos acuáticos, salidas y asistirán a una charla sobre la salud bucodental referida al deporte. Y como broche final, una acampada nocturna. En el campus participan 52 chicos y chicas. Algunos de ellos compartieron han manifestado que «el campus es divertido y muy completo, donde juegan, se divierten y aprenden de balonmano».