Flores en su nueva moto / CEDIDA

El villafranqués Pepe Flores, único piloto español en la historia de la FIM Europa en alcanzar el primer puesto del Campeonato de Europa de Bajas

Convive con la diabetes desde los 13 meses de edad, para él, esta enfermedad no es una barrera, sino «otro estímulo más de superación»

M. Ángeles Puerto
M. ÁNGELES PUERTO

Pepe Flores, natural de Villafranca de los Barros, es un joven apasionado de las motos. Empezó a montar muy pequeño, con siete u ocho años. En 2018 consiguió su primer triunfo en la Baja Aragón (Baja Spain), y en 2020 se alzaba con el primer puesto en el Campeonato de Europa de Bajas TT FIM Europa.

Convive con la diabetes desde los 13 meses de edad, para él, esta enfermedad no es una barrera, sino «otro estímulo más de superación».

Con el objetivo de dar visibilidad a la diabetes y recalcar que con «diabetes… también se puede», revalidar el título de Campeón de Europa de Bajas todo terreno de la Federación Internacional de Motociclismo (FIM) conseguido en el 2020, así como poder participar en el rally Dakar, nace «Pepe Flory Rider Europe con Diabetes». Hablamos con él y con el padre del piloto, Feliciano Flores, también, promotor del proyecto.

Habéis presentado hace pocos días en Villafranca de los Barros un nuevo proyecto deportivo «Pepe Flory Rider Europe con Diabetes», ¿en qué consiste?

F. El proyecto es la materialización de una idea que nos rondaba la cabeza desde hace varios años y que, poco a poco, triunfo aquí, triunfo allá, ha ido cogiendo consistencia, y ahora hemos decidido intentar darle continuidad, tanto en el tiempo como en el nivel.

¿Cuáles son los objetivos que os marcáis con este proyecto a corto y largo plazo?

P. El primero de ellos es revalidar el título de Campeón de Europa de Bajas todo terreno de la Federación Internacional de Motociclismo (FIM) conseguido en el 2020.

El segundo es realizar por primera vez el Campeonato de España de RAIDS TT de la Real Federación Motociclista Española (RFME) en la categoría de motos de < de 450 cc.

Entre ambos campeonatos, se participará en pruebas abiertas al Campeonato del Mundo de Bajas y al Campeonato del Mundo de Raids TT, como la Baja Spain, la Baja Do Oeste e incluso la Baja Portalegre.

Si los resultados lo permiten, a medio plazo intentaremos dar el salto a los Raids, (de más días de duración que las Bajas), y a pruebas en terrenos desérticos como Marruecos, así como las pruebas Road to Dakar, imprescindibles para dar el salto definitivo, a largo plazo, al rey de reyes de esta disciplina, el rally Dakar.

Ambicioso sin duda. Realmente, ¿creéis que es posible?

F. Creemos que sí, sin lugar a dudas. Como en todos los deportes el nivel de los otros participantes es determinante para la clasificación en un campeonato y con ello, la posibilidad de integración en la estructura de algún equipo oficial que nos apoye en mejores condiciones. Ahora mismo, pese a contar con algunos empresarios que nos están empujando, la financiación del proyecto es prácticamente propia, aspecto fundamental a mejorar de cara al Dakar.

Un proyecto que no atañe solo a lo deportivo, también pretende dar visibilidad a la diabetes y hacer ver a la sociedad que no hay barreras. ¿Cómo haces Pepe para que no te limite esta enfermedad cuando pasas horas y horas compitiendo?

P. Hay dos aspectos fundamentales. El primero conocer tu enfermedad y como tratarla. Aquí entran muchos aspectos a valorar, desde el nivel de glucosa previo a la salida al tramo, la duración del mismo, la alimentación previa e incluso los complementos en carrera, principalmente con líquidos azucarados.

El segundo, disponer de la tecnología adecuada para ello. Actualmente dispongo de un infusor continuo de insulina (bomba) al que le programo la dosificación que creo que me va a venir bien durante el día. También dispongo de un medidor de glucemia capilar (el del pinchacito en el dedo) para comprobar la glucemia antes y después de cada tramo (evidentemente, si durante el tramo me paro para controlarme, no estaría compitiendo, estaría «de paseo por el campo», eso es inviable).

La diabetes nunca ha sido un impedimento para participar en pruebas de este nivel, como no lo ha sido nunca en cualquier otro deporte de los que he practicado. Por ello este es otro de los objetivos que nos hemos marcado, hacer ver que con esfuerzo y buen control, la diabetes no es una barrera, sino otro estímulo más de superación.

Hay personas con diabetes que por circunstancias no son capaces de tomar las riendas de su enfermedad; nosotros queremos llegar a ellos y hacerles ver que «Con diabetes … también se puede».

¿La conoces bien? ¿En qué momento se te diagnosticó?

P. Las enfermedades hay que conocerlas para poder afrontarlas. Yo debuté cuando tenía trece meses de edad (mis primeros pasos fueron por los pasillos del hospital), ello ha hecho que la conozca bien, lo cual no significa que siempre consigas los resultados metabólicos más aconsejables. Son muchos los factores que condicionan un buen control y no siempre se dan las circunstancias para controlarlos todos, por eso, poder disponer de las nuevas tecnologías es tan importante, para evitar daños irreversibles que, no hay que olvidar, generan a la administración un coste que supera con creces la inversión.

Mucho tiempo. Su afición a las motos, llegó antes o después. Imagino que después. ¿Cómo nace esa pasión por las motos?

P. Mi afición llegó muy poco después que la diabetes, de hecho, mis padres comentan muchas veces que, en cuanto se descuidaban, me subía a las motos que había por entonces en la cochera. Empezar a montar en moto, fue también de pequeño, con siete u ocho años, y como te puedes imaginar, fue en moto de campo.

En mi familia, las motos las he conocido desde siempre, tanto mi padre como mi tío y varios primos tienen motos de toda la vida y la viven con pasión, sea la modalidad que sea.

En una parcela familiar llegamos a tener un mini trazado de enduro, con sus pequeños saltos, curvas y obstáculos. Allí empecé a soltarme y a disfrutar del barro, los derrapes y la velocidad. Después fueron llegando motos de mayor cilindrada, motos campeonas de enduro con las que me inicié en pruebas amateur de enduro, y así, poco a poco, moto a moto, nos vemos donde estamos.

Hasta el momento, ¿qué has conseguido?

P. En Bajas Todo Terreno, mi primer triunfo fue en el año 2018 en la Baja Aragón (Baja Spain), prueba incluida en el calendario del campeonato del mundo de Bajas de la FIM. Yo participé en la Open quedando primero en la categoría de motos mayores de 450 cc. y en la Junior.

Después en 2020, con todas las dificultades de la pandemia, conseguimos el primer puesto en el Campeonato de Europa de Bajas TT FIM Europa.

Esto nos otorgó sendos reconocimientos, tanto por parte de FEXMOTO, la Federación Extremeña de Motociclismo, en 2021, como la Medalla al Mérito Motociclista de la RFME, Real Federación Motociclista Española, en febrero de 2022, dado que, en la actualidad, soy el único piloto español en la historia de la FIM Europa, en alcanzar el primer puesto del Campeonato de Europa de Bajas.

En este nuevo proyecto decís adiós a la moto que os ha acompañado durante cuatro años y estrenáis una nueva, ¿cuáles son sus características? Avances o retrocesos con respecto a la anterior.

P. Son abismales, principalmente por el peso, las suspensiones y la posición de conducción. La velocidad que se consigue es similar, aunque esta no llegue a los 450 cc, cuando la anterior era de 625 cc. Esto nos permitirá poder acceder a pruebas del campeonato del mundo, tanto de bajas como de raids, así como al rally Dakar.

Moto nueva pero con bomba vieja, ¿qué es lo que ocurre con el área de Salud de Mérida?

P. Lamentablemente, la Gerencia del Área Sanitaria de Mérida a la que pertenezco por ser residente en Villafranca de los Barros, nos está negando la posibilidad de disponer de un nuevo sistema, denominado Minimed 780 G que lleva incorporado el sensor de glucosa Guardian 4, incluido en la Cartera de Servicios del Sistema Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad, por no disponer de presupuesto suficiente para ello, según nos indican los propios responsables de dicha Gerencia. Esto, además de ser una discriminación total con respecto a las personas con diabetes de cualquier otra área de salud, no deja de ser una aberración gestora, desde el momento en que se nos aconseja incluso empadronarnos en otro municipio donde sí se suministre, dado que la vía de solicitud de segunda opinión médica, caso de que se nos autorice, no garantiza que asuman el coste.

La diferencia fundamental de este nuevo sistema con respecto al que yo utilizo actualmente, es que el Sensor Guardian 4 te mide la glucemia cada cinco minutos y envía el valor a la bomba para que, automáticamente, reprograme las necesidades o no de insulina. Es «la noche y el día» en el tratamiento de la diabetes tipo 1. Quienes llevamos toda la vida con diabetes es lo que siempre hemos deseado y ahora que tecnológicamente se ha conseguido, nos encontramos con que sigue habiendo ciudadanos de primera y de segunda, puesto que las prestaciones sanitarias no nos llegan a todos por igual.

Paralelo a este asunto, ¿quienes conforman el equipo además de vosotros dos? ¿Cuál es la tarea de cada una de ellas?

F. Pues aquí hemos querido aportar nuestro granito de arena para la integración de la mujer al motociclismo en todo tipo de tareas. Ellas, pese a tener sus ocupaciones profesionales en el caso de Carmen Flores que es enfermera y estudiantiles en el caso de Fátima Lázaro, sacrifican gran parte de su tiempo libre, especialmente fines de semana y festivos, para prepararse de cara a prestar una asistencia de calidad, ayudando al propio piloto en la puesta a punto de la moto, acudiendo en tiempo reglamentario a los puestos de repostaje durante las carreras, permaneciendo siempre alerta de cualquier publicación en el tablón de anuncios que pueda alterar los horarios, orden de salida, ubicaciones, etc.…

Imagino que este reto en el que ahora os adentráis reclama ayuda externa, ¿quiénes os están arropando en este proyecto?, ¿a quienes tenéis que dar las gracias?

F. Actualmente las empresas que nos están ayudando son: Grupo Barbosa, Grupo INPREX, Óptica Canónico, Catering La Gran Familia, De La Fuente y Asociados, AOVE Los Pagos de Alor, Diabetes con color y Motos Gudiño.

Tenemos que dar las gracias también al Excmo. Ayuntamiento de Villafranca de los Barros y a la Fundación Jóvenes y Deporte de la Junta de Extremadura por su atención y apoyo desde el primer momento.

Y para cerrar, pregunta a Pepe Flores, ¿cómo te definirías cuando vas encima de la moto?

P. La conducción off-road no tiene nada que ver con la manera de pilotar una moto en carretera o en ciudad. Soy respetuoso con las normas de circulación y tengo una conducción tranquila, como mi forma de ser por naturaleza y me acoplo con facilidad, tanto en coche como en moto a las circunstancias del tráfico.

Cuando estoy en competición en un baja, las reglas cambian; una vez que vas a iniciar el tramo cronometrado, sabes que tienes toda una organización pendiente de que todo salga bien, esto es, una correcta señalización de los peligros, caminos cortados al tráfico, equipo médico y de intervención rápida distribuidos por todo el tramo, etc. Así las cosas, tienes dos opciones: ser «conservador» o «ir a por todas», en función de los resultados deportivos a los que aspires. Yo por lo general, suelo ir siempre a por todas, aunque si tengo a mi padre cerca, ya suele encargarse él de frenarme un poco.

Por otro lado, en cuanto a la posición del cuerpo sobre la moto, suelo aparentar un carácter «agresivo», puesto en pie sobre las estriberas, con las rodillas semiflexionadas y con el cuerpo ligeramente inclinado sobre el manillar. Cuestión de equilibrio y anticipación a los peligros, ya sean roderas, piedras sueltas, arena, charcos o regatos. Aunque, evidentemente, hay zonas de pistas menos peligrosas o curvas muy cerradas, en las que aprovechas para descansar un poco las piernas y te sientas.