Los juveniles reciben una medalla en el acro de clausura / M.Á.P

La SP Villafranca se marca como objetivo crear un equipo femenino infantil para su escuela de fútbol

El pasado sábado se celebró la fiesta de clausura de la Escuela Deportiva de Fútbol de la SP Villafranca a la que acudieron los 210 chicos y chicas que forman parte de la misma

M. Ángeles Puerto
M. ÁNGELES PUERTO

El pasado sábado, 11 de junio, el campo de fútbol de la Ciudad Deportiva Villafranca fue testigo de la fiesta de clausura de la Escuela Deportiva de Fútbol de la SP Villafranca a la que acudieron los niños y niñas de las diferentes categorías que allí se imparten, desde pre-benjamines a juveniles, así como familiares y amigos de los protagonistas de la jornada, los más de 200 chicos y chicas de dichas categorías inferiores.

Así, desde mayores a pequeños, fueron acudiendo al terreno de juego y recibieron, uno a uno, una medalla por su compromiso y entrega con los colores de la SP Villafranca.

Es la primera temporada en la que el club se hace cargo de las Escuelas Deportivas de Villafranca. La Junta Directiva considera un éxito por la cantidad de pequeños interesados en formar parte del equipo y por los logros cosechados.

Por su parte, el presidente del club, Cipri Santos, destacó la calidad futbolística de todos ellos, y se comprometió «siempre y cuando el ayuntamiento nos siga dando su apoyo económico que nos ha dado este año, potenciar el equipo, y por qué no, intentar ascender a la primera división extremeña. La meta final está muy clara, crear estructura de cantera suficientemente sólida como para que sea la base del equipo de tercera división».

Otro de los objetivos que se tiene marcado esta escuela es crear un equipo femenino a partir de las categorías infantiles.

Por otro lado, desveló que para el próximo año dispondrán de una tarifa especial de socio para padres y madres con hijos en las categorías inferiores.

Como sorpresa final, se pudo escuchar, «a falta de algunos retoques», el nuevo himno de la SP Villafranca compuesto y creado por José Hernández y Víctor Martínez con la ayuda de José Carrillo.