Artículo de Gabriel Sánchez Suero, concejal en funciones de VILLAFRANCA AVANZA

Gabriel Sánchez Suero, concejal en funciones de Villafranca Avanza. /A. ORTIZ
Gabriel Sánchez Suero, concejal en funciones de Villafranca Avanza. / A. ORTIZ

Bajo el título «Por un puñado de votos» el todavía edil de VILLAFRANCA AVANZA reflexiona sobre el resultado electoral

POR UN PUÑADO DE VOTOS

Escribo estas líneas tras reposar y digerir el resultado electoral que tuvimos en las pasadas elecciones municipales. No voy hacer análisis profundos del resultado; es el que es y hay que asumirlo como la voluntad popular que es soberana. Ni siquiera voy a buscar culpables más que en mí mismo, y como tal asumo las consecuencias. Sin embargo, sí creo que es de justicia decir y denunciar el proceso de constantes mentiras que se han estado vertiendo sobre mi persona durante esta campaña, incluso antes.

He tenido que aguantar que se diga que ya tenía un puesto de trabajo en Alumasa. No sé muy bien de dónde sale esto, pero seguro que muchos de los que estáis leyendo esto lo habéis oído, leído y alguno hasta difundido, sin ninguna prueba. Algunos también me nombraron teniente de alcalde, ya con sueldo y todo, firmado con Ropero. Esto último es más grave aún cuando es la propia candidata de un partido anaranjado la que lo difunde el mismo día de las elecciones, en un colegio electoral, asegurando que lo sabía de buena tinta. Yo le invito a que difunda la buena tinta y demuestre que no era otra mentira más. También había quien publicaba en Facebook asegurando que yo apoyaría a Ropero a cambio de «soldadas». Así, sin más prueba que su propia opinión, recortando y manipulando además una publicación mía en la que, haciendo un ejercicio de honestidad, dejé claro lo que haríamos y lo que no.

No faltaron tampoco las cuentas falsas creadas única y exclusivamente para, desde un falso perfil de izquierdas (con bandera republicana de imagen de perfil, que es importante siempre poner la banderita), que Unidas por Villafranca era una utopía y que (otra vez más) acabaríamos apoyando a Ropero. En definitiva, una campaña trápala contra mi persona, con mentiras y engaños, con el fin único de captar el voto útil.

No albergo esperanza alguna en que ninguna de las personas que ha promovido esta campaña de difamación admita que ha difundido todas estas mentiras sin más interés que obtener un puñado de votos. Pero por justicia tenía que decirlo. Ni en política ni en la vida vale todo. Como tampoco el fin justifica los medios.

Cuando usas las mismas trampas que aquellos a los que pretendes echar por tramposos, puedes conseguir tu objetivo a corto plazo; pero no tardarás en convertirte en aquello que venías a cambiar...si es que no lo eres ya.

Gabriel Sánchez Suero