Gregorio Moreno Pidal asistió anoche en "La Peña" a la conferencia de su hijo sobre acoso y recibo

Fue uno de los grandes rejoneadores españoles junto a Fermín Bohórquez, Álvaro Domecq y los hermanos Peralta

Gregorio Moreno Pidal escuchando a su hijo Miguel en "La Peña"
UNA FIGURA DEL REJONEO

    Gregorio Moreno Pidal (Madrid, 16 de enero de 1933) actúa por primera vez en público en Jerez de los Caballeros con toros de Martínez Elizondo, haciendo su presentación en Madrid el 18 de julio de 1967 frente a toros del Márqués de Albayda. Su debut en La Maestranza se produjo el 12 de octubre de 1968 con toros de Juan Pérez Valderrama, con Limeño, Tinín y Carnicerito de Úbeda en el cartel.

    Moreno Pidal es uno de los poco rejoneadores que han actuado con reses en puntas en la segunda mitad del siglo XX, hecho que añadía mucha emoción a su labor. Ello conllevó la muerte de una de sus jacas, "Barquero", corneado por un toro de Cortijoliva, mientras actuaba en la localidad toledana de Talavera de la Reina, el 14 de mayo de 1972. Este caballo fue el primero que compró a unos especialistas de cine en Almería.

    En la temporada 1982 tan sólo hace el paseíllo en una ocasión, en tierras portuguesas. Este hecho le lleva a dar por finalizada su carrera y a actuar solamente en algunas ocasiones especiales. Su última actuación data del 1 de junio de 1989, cuando reaparece tras varios años de inactividad para conceder la alternativa a Juan José Rodríguez.

    Moreno Pidal es hijo de un famosos criador de caballos. El estrecho contacto que mantiene con el mundo de los caballos, le hacen desarrollar a temprana edad una gran afición por la hípica, inclinándose finalmente por dedicarse profesionalmente al rejoneo. Escribió en 1998 un extraordinario tratado sobre la doma y el rejoneo, "Método de doma de campo y rejoneo". También es ganadero de bravo y es marqués consorte de Villalba de los Llanos. Tiene su finca Pallarés en el término de Táliga junto a Badajoz.